Me duele la Luna. Visión de una madre y una terapeuta sobre la educación de los primeros años de un niño con Autismo

Novedad!

Me duele la Luna. Visión de una madre y una terapeuta sobre la educación de los primeros años de un niño con Autismo

15,00 €

Producto Disponible - (Imp. Incluidos)



Sin costes de Envío (España, incluidas Islas)



  • Autoras.

Olga Lalín es profesora de educación secundaria y madre de un niño con TEA.
Esther Medraño es profesora de educación especial, terapeuta especializada en TEA y codirectora de Vínculo Centro de Atención Temprana.
Ambas son autoras del proyecto "Alto alto como una montaña" un espacio con información y recursos relacionados con el autismo que recientemente ha obtenido el 2º Premio Nacional de la Modalidad II convocado por la Fundación GSD de Innovación Educativa.

“Me duele la luna” es un libro que aborda la crianza y la educación de los primeros años de vida de un niño con Trastorno del Espectro Autista. Las autoras han querido compartir la experiencia desde la doble perspectiva como madre y terapeuta, desde el comienzo mismo de las primeras sospechas sobre la condición del niño hasta la edad de seis años.
Esther Medraño ha sido la terapeuta de Manuel desde el comienzo y ha dirigido la intervención en el centro de atención temprana y ha coordinado la intervención en contextos naturales. Además ha facilitado la capacitación de la familia. Olga Lalín ha tenido un papel activo como madre y educadora.
Este libro es un trabajo sobre intervención educativa partiendo del estudio de un caso único y ha sido creado como ayuda para familiares y profesorado de la etapa de infantil y primaria.

Prólogo

Después de haber estado trabajando muy estrechamente durante meses, nos dimos cuenta de que habíamos ido creando materiales y recursos sobre autismo que queríamos compartir, pero fundamentalmente queríamos aportar una visión desde la doble perspectiva de madre y terapeuta, de ahí nació la idea de escribir este libro.

“Me duele la luna” es el relato del viaje iniciado por unos padres en la búsqueda de un diagnóstico, es el encuentro con la realidad y el camino recorrido de la mano de la terapeuta del niño con Autismo. Pero no hemos querido quedarnos sólo con la visión “desde fuera”, Mario Seoane, adulto con TEA (Síndrome de Asperger), ha colaborado con nosotras y nos cuenta su experiencia en primera persona.

Varias voces cuentan la experiencia desde ángulos diferentes porque queremos trasladar una idea accesible sobre el trastorno, porque la realidad es multifacética. Afrontar y comprender son dos conceptos básicos en los que se sustenta nuestro trabajo. Nos gustaría poder ser de ayuda a las familias en el inicio de un proceso de aceptación y facilitar la comprensión sobre el trastorno para cualquier persona que esté interesada en él pero especialmente a todos los profesionales que estén vinculados al autismo.

Y, como todos sabemos, cada niño es único, por eso la intervención educativa ha de basarse en sus características individuales, la comprensión de la condición por los profesionales y personas de su entorno y el esfuerzo de todos. Todos los avances, por pequeños que nos puedan parecer, son importantes.
Las niñas y los niños con autismo ven, escuchan y sienten como los demás pero su cerebro procesa la información de manera diferente, por éso su manera de ser, estar y relacionarse también es diferente, respetémosla.
Olga Lalín y Esther Medraño

Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario